Garrafa de 15 kg. de gas propano Especiales para Autoelevador


Esta clase de garrafas de 15 kg., también conocidas como “ME” (del inglés Motor Elevator), contienen en su interior gas propano -el mismo que el de los cilindros-, por lo que cuentan con un mayor poder calórico, lo cual es ideal para incrementar el rendimiento de los autoelevadores de cualquier industria.

Una ventaja muy importante de la utilización de autoelevadores a gas es la menor contaminación producida por una combustión más limpia, en comparación a otros combustibles, como la nafta y el gas oil.

Además, las garrafas de 15 kg. ME de YPF Gas poseen un novedoso sistema conocido como “pescador”, mediante el cual, a través de una cánula en su interior, se asegura el consumo total del contenido. Y cuentan con un manómetro que permite saber con exactitud la carga de la garrafa.

Es conveniente utilizar garrafas de 15 kg. Especiales para Autoelevador en industrias de todo tipo, tales como embotelladoras, supermercados, laboratorios, corralones, puertos, terminales automotrices, galpones, fábricas y en cualquier depósito o centro de distribución de productos, ya sean abiertos o cerrados.

Además, en conjunto con YPF Gas, brindamos un servicio gratuito de mantenimiento y prevención de los autoelevadores que se encuentran operando en cada una de las industrias a las que abastecemos de garrafas de 15 kg. ME.

El servicio consiste en una visita a la industria de un técnico especializado en autoelevadores, acompañado de nuestro Responsable Comercial. En caso de tener una emergencia o inquietud respecto del funcionamiento del envase conectado al autoelevador, no dude en solicitar el servicio de manera telefónica a las líneas comerciales de la empresa.

El GLP en estado gaseoso es más pesado que el aire. Al producirse un escape de gas sin combustionarse, el gas se depositará en el punto más bajo de la zona de derrame. Si el mismo se dispersara, permanecería por un tiempo extenso, por lo que se recomienda abrir las puertas y ventanas para ventilar el lugar, no encender fuego alguno ni llaves de luces, y cerrar válvulas o dispositivos de corte de gas.

Las garrafas de GLP que se utilizan en los autoelevadores son de 15 kg de capacidad y cuentan con una pintura poliuretánica de terminación, que les brinda una excelente protección contra la corrosión. El color amarillo de su aro protector, evita ser confundido con envases de uso domiciliario. Las garrafas de YPF GAS para autoelevadores superan satisfactoriamente los ensayos que dictan las reglamentaciones locales y sus accesorios de primera calidad cumplen con todas las normas locales e internacionales, con un diseño que los hace seguros y con gran vida útil. Para su manipuleo, todos los envases poseen los siguientes elementos:

1)- Una válvula de llenado y servicio, diseñada especialmente para la extracción del GLP líquido, contiene una válvula de exceso de flujo, que en caso de rotura de algún conducto, evita la pérdida excesiva de producto. Además, posee un adaptador con rosca especial, que impide la posibilidad de conectarlo por error a artefactos de uso doméstico. Las fuertes roscas, permiten un ensamble rápido, de ajuste manual y un reemplazo ágil y simple. Los conectores poseen un sistema de cierre automático que corta el pasaje de líquido cuando están desconectados.

2)- Una válvula de alivio de presión, que alivia los excesos de presión, tanto en posición vertical como horizontal.

3)- Un medidor de nivel de líquido con aguja, que permite una lectura completa de la escala de “vacío” a “lleno”, tanto en posición vertical como horizontal.

4)- Un control de nivel al 85%, que actúa en el caso de superar la carga del envase en más del nivel reglamentario en el momento del llenado.

5)- Un aro protector superior, que protege a las válvulas y accesorios del envase de eventuales golpes. Además, tiene tres asas de gran resistencia, que permiten su fácil manipulación.

6)- Sujeciones internas, que inmovilizan el tubo pescador de líquido, dándole mayor estabilidad y vida útil, permitiendo además extraer la totalidad del producto.

Supera satisfactoriamente los ensayos que dictan las normas locales, y sus accesorios de primera calidad cumplen las normas locales y estadounidenses. Tiene un diseño que lo hace seguro y extiende su vida útil, favoreciendo el ahorro de dinero.


Economía:
El menor gasto en combustible permite pagar la conversión en un plazo mínimo de tiempo. El ahorro se extiende a toda la vida útil del vehículo.




Gases de combustión más limpios:
La combustión completa del GLP da como resultado gases mucho más limpios y sin olor. Las emisiones de monóxido de carbono y de hidrocarburos no quemados se reducen hasta en un 67 y un 60 % respectivamente. No contiene plomo, azufre ni benzopireno.


Marcha suave:
Por medio de la electroválvula y de un vaporizador, el GLP es introducido al carburador en estado gaseoso formando una mezcla perfectamente homogénea. De esta forma, se iguala la llegada de combustibles a los cilindros y se logra un mejor funcionamiento del motor, sin tirones para la transmisión, y una marcha suave en ralenti.


Óptimo funcionamiento a bajas temperaturas:
Debido a que la mezcla aire-combustible, se produce a partir de dos gases, la temperatura ambiente no influye en la performance del autoelevador.  El consumo se produce de la fase líquida del envase, por lo que éste no se congela y aporta todo el caudal necesario para cada régimen de marcha.


Extiende la vida del aceite:
La combustión sin residuos, permite una mejor lubricación y prolonga la duración del aceite.


Menor mantenimiento y mayor vida útil:
El costo de mantenimiento de un motor que funciona a GLP, es más bajo que el de un motor naftero y aún que el de un motor diesel, igualando a este último en vida útil.


Apto para todo tipo de ambientes (abiertos y cerrados):
Debido a las características de los gases de combustión, los autoelevadores a GLP son aptos para trabajar en recintos cerrados y depósitos de mercaderías sensibles.


Funcionamiento dual:
El vehículo convertido, queda habilitado para funcionar con GLP y con nafta, sin pérdida de potencia en cualquiera de las dos utilizaciones.


Autoabastecimiento:
El cambio de una garrafa de 15 kg. vacía por otra llena es simple, rápido y puede ser realizado por una sola persona. Contando con un adecuado stock de envases, la autonomía es ilimitada.

Ventajas en la utilización de GLP en Autoelevadores


Más económico:

Comparando valores de compra, las máquinas nuevas nafteras convertidas a GLP son más convenientes que las diesel, incluyendo el costo por hora de funcionamiento y mantenimiento. En autoelevadores usados, el menor gasto en combustible permite pagar la conversión en muy poco tiempo, extendiéndose el ahorro a toda la vida útil de la máquina.

Más ecológico:

Comparado con otros combustibles, la combustión completa del GLP da como resultado gases mucho más limpios y sin olor. Las emisiones de monóxido de carbono y de hidrocarburos no quemados se reducen hasta en un 67 y 60% respectivamente, no conteniendo además residuos de plomo, azufre y benzopireno.

Mejor funcionamiento:

Por intermedio del vaporizador, el gas se suministra a la alimentación del motor del autoelevador en estado gaseoso formando una mezcla perfectamente homogénea. De esta forma, se iguala la llegada del combustible a los cilindros lográndose un mejor funcionamiento del motor, sin tirones para la transmisión y con una marcha más suave en ralenti.

Envase intercambiable:

Los envases para el almacenamiento de GLP que utilizan los autoelevadores deben ser de 15 kg. de capacidad, según reglamenta la disposición 13/97 de la Secretaría de Energía de la Nación. Los envases de 15 kg. de YPF Gas para autoelevadores superan satisfactoriamente los ensayos que dictan las normas locales, y sus accesorios de primera calidad cumplen con todas las normas nacionales e internacionales, como la UL y la NFPA, con un diseño que los hace seguros y con gran vida útil.

Zona de Distribución:

Moreno, San Miguel, José C. Paz, Pilar, General Rodríguez, Ituzaingó, Hurlingham y Morón.

Villa Gesell, Pinamar y General Madariaga.